La primera emigración a Etiopía (Al Habashah)

La primera emigración a Etiopía (Al Habashah)
1402 596

Cuando llegó el mensaje del Islam, los incrédulos se le enfrentaban y luchaban contra él.

La confrontación era muy limitada al principio, pero día tras día y mes tras mes comenzó a empeorar, hasta que Quraysh comenzó a perjudicar demasiado a los musulmanes, les perseguían y les causaban mucho daño, y la Meca se les hizo muy pequeña para permanecer allí. La vida con este conflicto continuo se convirtió en un infierno insoportable. Por eso, los musulmanes empezaron a buscar un lugar seguro al cual dirigirse, y para que el castigo y la persecución de los incrédulos cesara.
Mientras ocurrían estas persecuciones que hacían sufrir a los musulmanes, descendió la Sura de Al Kahf, que informó sobre la historia de los jóvenes que escaparon por su religión de la injusticia de su rey, y que acudieron a una cueva para protegerse del castigo que les esperaba. Esta historia ilusionó mucho a los musulmanes, y era como la guía hacia el camino que debían tomar para salir de esa nefasta situación. Pues la historia de los compañeros de la cueva era un ejemplo de la presencia de fe en las almas sinceras, que demuestra cómo estas pueden lograr la paz con ella, prefiriéndola sobre las atracciones de la vida mundana y sus placeres; y cómo Al-lah, Glorificado Sea, Cuida estas almas sinceras y las Protege de la tentación y las Cubre con SuMisericordia, Al-lah, Glorificado Sea, Dice (lo que significa): {Una vez que os hayáis* apartado de ellos y de lo que adoran fuera de Al-lah, refugiaros en la caverna y vuestro Señor os cubrirá con Su misericordia y resolverá vuestro asunto favorablemente.} [Corán 18:16]
Esta historia les aclaró a los creyentes el camino de la verdad y la falsedad, y les demostró que era imposible para estas juntarse de cualquier modo, y que la única salida era a través de la emigración y el escape por la religión y la doctrina.
Desde esta visión coránica, el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, ordenó a los débiles emigrar a Al Habashah. Cuando la Madre de los Creyentes Umm Salamah, que Al-lah esté complacido con ella, la mujer del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, describió este hecho, dijo: "Cuando la Meca no era segura para que permaneciéramos en ella, y los Compañeros del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, estaban siendo perseguidos y asesinados, al ver que sufrieron grandes castigos y tentaciones en su religión, y al ver también que el Mensajero, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, no podía protegerles de eso, además que el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, mismo era protegido por su tío y por su clan, y no era perjudicado como sus compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos; entonces el Mensajero de Al-lah , sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, les dijo que en la tierra de a Al Habashah había un rey que nunca perjudicó a nadie, por eso debían dirigirse a su pueblo para que Al-lah les Sacara de esa situación. Entonces nos dirigimos a ese rey en grupos hasta llegar allí, y así, salimos de la mejor casa hacia la mejor vecindad. Allí estuvimos seguros en nuestra fe y sin temer injusticia alguna por ella". (Narrado por Al Baihaqi, que Al-lah le dé Su Perdón, con una buena cadena de narradores).
 Al-lah, Glorificado Sea, Dice (que significa): {A los que emigraron por Al-lah después de haber sido tratados injustamente les prepararemos en esta vida una hermosa recompensa, y la recompensa de la Última es mejor, si supieran.} [Corán: 16:41].
Qatadah, Que Al-lah le dé su Perdón, dijo que la Aleya quiere decir que los Compañeros del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, que fueron oprimidos por los incrédulos en la Meca y que escaparon por culpa de ellos Que se dirigió un grupo de ellos a Al Habashah; y allí Al-lah les concedió una buena residencia y les Hizo encontrarse con quienes les ayudaron  de entre los creyentes.
Lo que motivó a los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, para esta emigración fueron varias causas, entre ellas está el gran castigo que recibieron los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, de parte de los incrédulos, ya que los incrédulos utilizaban diversos tipos de castigo para sacar a los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, de su religión; además la difusión de la Da’wah fuera de la Meca y el hecho de establecer una base que protegiera la Aquida (creencia) eran otras causas principales para esta emigración.
Así emigró el primer grupo de los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, a Al Habashah tras el quinto año de la profecía de Muhammad, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam,. Este grupo constaba de doce hombres y cuatro mujeres, que fue encabezado por ‘Uzman ibn ‘Affan, que Al-lah esté complacido con él, y con él, su mujer Ruqayyah, que Al-lah esté complacido con ella, la hija del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam. El viaje fue durante la oscuridad de la noche para que nadie les viera, y salieron al mar mediante el camino de Yeddah, allí encontraron dos barcos comerciales que les llevaban a Al Habashah. Cuando Quraysh fue informado de su salida salieron detrás de ellos, y cuando llegaron a la playa, encontraron que habían partido a Al Habashah, donde encontrarían la paz y la seguridad, la buena acogida y la amabilidad de su rey Al Nayashi, que nunca oprimió a nadie, como el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, informó.
Lo que se obtuvo de beneficio de la emigración a Al Habashah fue lo siguiente:
  1. La paciencia ante la aflicción y las dificultades en el camino de Al-lah ya que el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, y sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, padecieron en la Meca tortura y dolor que nadie podría soportar.
  2. La firmeza de los creyentes respecto a su Aquida y a su religión, sin someterse a las presiones de los enemigos.
  3. La piedad del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, para con sus Compañeros y su misericordia con ellos, ya que les ordenó emigrar a Al Habashah.
Así Al-lah Suministró a sus Siervos creyentes y débiles el refugio y la protección contra el daño de Quraysh y Protegió a su religión y a sus personas. También, en esta emigración a Al Habashah había un gran bien para los musulmanes, ya que pudieron, aparte de proteger su religión y a ellos mismos, difundir su Da‘wah ganando una nueva tierra que iba a ser la base de su Da‘wah. Quien está con Al-lah, Al-lah Está con él.

Related Articles