Descripción del Hayy 3

Descripción del Hayy 3
1286 476

·        El inicio del tiempo de Tauaf Al Ifadah: El tiempo para cum­plir este Tauaf comienza cuando ha pasado la mayor parte de la noche previa al día décimo, si se ha cumplido con el rito de permanecer en ‘Arafat, aunque la Sunnah es realizarlo durante el día. Es posible postergarlo pero nunca para después del mes de Dhu Al Hiyyah, excepto que exista una excusa válida.

·        Una vez terminado este rito volverá a Mina para rezar el Dhuhr y permanecer allí el resto del día del `Id y los tres días siguien­tes con sus noches (Aiam At Tashriq) . Permanecerá en Mina, entonces, las noches de los días once, doce y trece de Dhu Al Hiyyah; y esto es lo mejor. Si el peregrino no puede pasar la noche completa en Mina, deberá permanecer allí la mayor parte de la noche, al principio, al medio o al final de la misma. Los cinco rezos diarios se rezarán en congregación, cada uno en su tiempo prescrito pero abreviados (Qasr), y de ser posible en la mezquita Al Jif, o de lo contrario en cualquier otro lugar de Mina. En cada uno de estos tres días lanzará siete piedritas a cada monolito después del cenit. Las piedritas las recogerá de cualquier lugar en Mina.
·        La Sunnah es dirigirse caminando hasta los Yamarat, si es posi­ble. El día once lanzará primero siete piedritas después del cenit al monolito denominado Al Yamrah As Sugra (el mono­lito pequeño) que está después de la mezquita de Al Jif. Debe­rá lanzarlas con la mano derecha, una tras otra, pronuncian­do el Takbir en cada lanzada y con su rostro orientado hacia la Qiblah, de ser posible. Al finalizar se alejara un poco hacia su derecha y orientado hacia la Qiblah invocará a Al-lah elevan­do sus manos por el tiempo que le tomaría recitar Surah "La vaca".
·        Luego se dirigira a Al Yamrah Al Usta (el monolito mediano) y lanzara allf siete piedritas tambien, to hard con la mano dere­cha y pronunciara el Takbir en cada lanzada, como mencio­namos anteriormente. Luego se alejara un poco hacia su iz­quierda y orientado hacia la Qiblah invocara a Al-lah elevan­do sus manos por un tiempo largo pero menor que la primera vez.
·        Finalmente se dirigirá a Yamrah Al ‘Aqabah y le lanzará siete piedritas, posicionándose de forma tal que La Meca quede a su izquierda y Mina a su derecha. En esta ocasión, no se de­tendrá luego de arrojar las piedritas a invocar a Al-lah con un Du'a'. Con esto habrá lanzado veintiún piedritas. La persona que tiene una excusa válida puede omitir pasar la noche en Mina, y además puede juntar el lanzamiento de piedras de dos días en uno só1o, posponer todos los lanzamientos hasta el último día o realizarlo por la noche.
·        El día doce del mes repetirá lo mismo que hizo el día once: lanzar las piedritas a los tres Yamarat después del cenit como mencionamos.
·        Si sólo desea quedarse en Mina dos días y no tres, deberá salir de Mina antes del ocaso del día doce. Si permanece hasta el día trece, lanzará las veintiún piedritas a los tres Yamarat des­pués del cenit. Esto es to mejor, pues el Profeta (Salla Al-lahu ‘Alaihi ua Sallam) así lo hizo. La mujer hará lo mismo que el hombre en todos estos ritos. Con esto finalizan los ritos del Hayy.
·        El Profeta realizó un solo Hayy, que es conocido como Hiyyah Al Uada` (peregrinación de despedida). En ese Hayy, él cumplió con todos los ritos, llamó a la adoración de Al-lah y enco­mendó a su nación la responsabilidad de difundir el mono­teísmo e invitar a los hombres a la religión de Al-lah. En ‘Arafah se perfeccionó la religión del Islam y el día diez (Iaum An Nahr) se le encomendó a la nación musulmana la responsabilidad de practicar y difundir el Islam. El Profeta (Salla Al-lahu ‘Alaihi ua Sallam) dijo ese día: "Que el hoy presente comunique al ausente." [Muttafaq `alaih].
·        El musulmán debe invocar a Al-lah cada vez que termina un rito de adoración como el Salah, el ayuno o el Hayy, pues Al-lah es en realidad Quien le ha dado éxito en tal acto de obediencia. Por ello debe alabarle por haberle facilitado los medios para cumplir con esa obligación y pedirle perdón por toda falta o imperfección que haya cometido en su realiza­ción. El musulmán no debe ser como aquellos que consideran su adoración perfecta y se vanaglorian de ella ante su Señor. Al-lah dice: {Y cuando hayáis terminado con los ritos que de­béis realizar [el Día del Sacrificio] recordad a Al-lah como re­cordáis a vuestros padres, y más aun...} [Corán 2:200]
·        Luego de lanzar las piedritas el día trece después del cenit, saldrá de Mina. La Sunnah es que se dirija a la zona de Al Abtah, si no hay dificultad, rece allí el Dhuhr, el ‘Asr, el Magrib y el ‘Isha’ y pase parte de la noche en ese lugar.
·        Luego se dirigirá hacia La Meca y realizará el Tauaf de despe­dida (Tauaf Al Uada`) si no es de los que residen en esa Ciu­dad. La mujer que está menstruando o atravesando el puerpe­rio no debe hacer este Tauaf. Después de esto el peregrino está listo para abandonar La Meca y volver a su país, llevando la cantidad de agua de Zamzam que desee.
 

Descripción del Hayy 2

Related Articles