La mujer musulmana moderna

La mujer musulmana moderna
  • Fecha de publicación:06/09/2009
  • Sección:Varios
  • Valorar:
24677 1178

Al-lah, Altísimo sea, Dispuso la existencia del hombre y la mujer, para que vivieran como pareja, para que el uno complementara al otro, e hizo del hombre la protección de la mujer y viceversa. También, Legisló preceptos generales para ambos sexos, pero Particularizó a cada uno con disposiciones y tareas específicas, acordes con la naturaleza del hombre y la mujer, para que de esta forma toda la humanidad pueda alcanzar la felicidad en esta y la otra vida.

Desde hace dos siglos aproximadamente, el tema de la mujer ha dado mucho de qué hablar en el ámbito social, legal, religioso, económico y político, y se han generado grandes discusiones y debates al respecto; todo esto, debido a la injusticia social que ha afectado a la mujer, la condición de inferioridad a la que ha sido sometida y a lo que se espera de ella, sea positivo, negativo o planeado con buenas o malas intenciones.
El mundo islámico no se ha librado de las repercusiones y efectos del revuelo que ha causado el tema de la mujer en el mundo, principalmente porque, por desgracia, la ignorancia, el atraso, el alejamiento del camino de Al-lah y la envidia y odio por el Islam se ha generalizado entre los musulmanes. Esta situación ha hecho que los especialistas, conocedores y eruditos del Islam se estén esforzando por aclarar la función y posición social que la mujer tiene en el Islam, para combatir los aspectos negativos que se han introducido en las mentes de muchos musulmanes al respeto.
El Islam ve al hombre y a la mujer como iguales, como seres humanos; por esta razón, hablar sobre la mujer y su posición en la sociedad es como hablar de las funciones del ojo, el riñón, el corazón o cualquier otro miembro de cuerpo del ser humano. Sin embargo, expondremos la situación y papel que juega la mujer en la sociedad desde el punto de vista islámico, primero en respuesta a las muchas peticiones que nos han hecho al respecto, y segundo para descubrir la verdad y aclarar las dudas generadas por la difamación y la mentira, para que todo musulmán se sienta orgulloso de la posición que adopta la Shari’ah (Jurisprudencia Islámica) sobre la mujer, su función y el lugar que le corresponde en la sociedad.
Imagen de la mujer
La mujer, sus funciones, su rol social y todo lo que tiene que ver con ella se representa de forma general y particular en las siguientes imágenes que todos los días vemos:
·         Como Mahram (mujeres con las que un hombre no se puede casar): Madre, esposa, hija, hermana, sobrina y nieta.
·         Como no Mahram (mujeres con las que un hombre puede contraer matrimonio, aunque sean parientes): Primas, sin importar que sean hijas de los tíos y tías paternas o maternas.
·         Desempeñando alguna profesión o función: Maestra, enfermera, empleada, vecina, divulgadora del Islam, estudiante, escritora, poeta, investigadora, científica, etc.
A todas estas imágenes el Islam le añade una visión que muchos olvidan y descuidan. Primero que todo, el Islam establece que la mujer es un ser humano como el hombre y que es la compañera del hombre en esta vida en todo aspecto, es decir, su socia. Segundo, Al-lah Fundamentó una serie de leyes y principios específicos para cada una de las tareas o posiciones que asume la mujer en su vida, otros  generales para ambos sexos y también los hay particulares para las mujeres y otros para los hombres; todo esto con el fin de lograr un balance en la humanidad y la sociedad.
La mujer musulmana y su realidad
Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os Ha Creado a partir de un solo ser, del que Creó a su esposa e Hizo Descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Al-lah, en Cuyo Nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Al-lah os Observa.} [Corán 4:1]
En el anterior versículo Al-lah nos Informa que Él es el Creador del hombre y la mujer, es el Señor de ambos, Quien Sabe lo que más le conviene a cada uno, pues Conoce perfectamente la naturaleza de los dos; además, Menciona que la mujer es la mitad que complementa la sociedad, porque es de ella que nacen las nuevas generaciones y ella juega un papel fundamental en la crianza y educación de estos seres. Por todo esto es que nuevamente afirmamos que la mujer en el Islam tiene una posición sublime y especial, comparte con el hombre la mayoría de las leyes y disposiciones de la Shari’ah; pero, por su naturaleza especial es que existen algunos principios que son específicos para ella.
La mujer hoy en día
Para hablar de la mujer y su situación en la actualidad debemos, primero, reconocer la amarga realidad en los siguientes asuntos:
·         La injusticia, opresión y la tiranía a la que se ha visto expuesta la mujer a lo largo de la historia, causada en gran parte por las leyes y ordenamientos existentes. Por desgracia, los musulmanes también han entrado en el círculo de la injusticia hacia la mujer al no aplicar los lineamientos del Islam al respecto o desconocerlos; así pues, encontramos que todo lo que tiene que ver con la mujer en estas sociedades se ha vuelto un problema, que ha desembocado en graves daños a su persona y a su estabilidad psicológica.
·         Algunos sacan beneficios y se aprovechan de la situación actual por la que está pasando la mujer. Se ha comerciado con ella, con su belleza y con sus sentimientos. Bajo el mal interpretado lema de “la liberación femenina”, las malas intenciones de varias personas han despojado a la mujer de sus verdaderos derechos y del rol que le corresponde y que es acorde a sus necesidades y naturaleza.
·         Se ha utilizado a la mujer para engañar, usándola como cebo para entretener a líderes de pueblos para luego derrocarlos.
·         Se ha usado a la mujer en campañas publicitarias, saliendo en carteles, revistas, periódicos, etc., vendiendo y ofreciendo toda clase de productos. No han tenido decoro ni reparo, y mucho menos vergüenza alguna, en exponerlas con las vestimentas más descaradas e insinuantes.
·         Los enemigos del Islam, aprovechándose de la ignorancia en la que muchos musulmanes viven del conocimiento de su religión, han utilizado las dificultades que muchas mujeres musulmanas están viviendo en la actualidad para echarle el agua sucia a la Shari’ah; es decir, para que la gente piense que todo lo malo, el atraso en el que viven y los problemas que les aquejan se deben al Islam.
·         Los enemigos del Islam, disfrazados con el traje de la “liberación femenina”, pretenden alejar a la mujer musulmana de la Shari’ah y de la creencia y la práctica islámica. Utilizan la verdad, la justicia y la piedad, escondiendo bajo su vestido la perdición y destrucción. Quieren imponer su ideología y borrar por completo cualquier vestigio de lo que es el Islam y sus enseñanzas, que en realidad son el único medio que le asegura a la mujer su libertad y un trato igualitario y justo en la sociedad.
·          Varios pensadores cultos y poetas han entrado en el juego del ataque a todo lo que es islámico, sirviendo de instrumento para aquellos que detrás de ellos quieren acabar por completo con el Islam.
·         El extremismo y el fanatismo en el proceder de algunos musulmanes en la actualidad, lo que ha llevado a que muchos se pregunten sobre la raíz de su proceder, la realidad de lo que viven los musulmanes y lo que es su religión.

En el oriente y el occidente, en el norte y el sur, en las sociedades modernas y atrasadas, y en la riqueza y la pobreza, la mujer, hoy en día, está siendo ultrajada. Aunque en algunas partes viva con mayores facilidades y comodidades, no se libra de esta situación; ella ha sido despojada de su función natural, se le ha negado el derecho a desarrollarse como mujer, obligándola a igualarse al hombre en todo sentido, y la han convertido en la enemiga número uno del hombre, ya no es su compañera y socia en la vida, sino que es la competencia que le quiere arrebatar todo, hasta su hombría… qué pena, qué dolor, pero es la realidad. La única manera que tenemos de contrarrestar esta amarga realidad y recuperar el orden natural de la vida, es volviéndonos al Islam, a sus enseñanzas y principios, y a la aplicación de la Shari’ah.

Related Articles

Artículo más visitado

Varios

Viviendo con nuestros parientes (Parte 2)

Privacidad Surgirán problemas de privacidad. Entre nosotros hay hermanas cuyas suegras, en su curiosidad excesiva, han revisado todos sus artículos personales, incluyendo sus artículos...más