Consejos para ayudar a los niños a tener respeto por la mezquita (Parte II)

Consejos para ayudar a los niños a tener respeto por la mezquita (Parte II)
2084 615

Estas no eran acciones ni justificaciones de un Imam cualquiera en una mezquita local. ¡Este era el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam! Pero no me detuve allí; seguí buscando y encontré un Hadiz más. El Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo una vez: “Cuando me levanto para  el Salah deseo prolongarlo; pero si oigo el llanto de un niño lo termino pronto, pues no me gusta incomodar a la madre del niño”. [Al Bujari]

Estos hadices, entre otros, prueban que no solo había mujeres en la mezquita, sino que había también niños pequeños.
Estoy segura que no soy la única madre que ha tenido esta experiencia negativa. Si el Islam nos enseña a dar amor y afecto a nuestros hijos, ¿por qué nuestros centros islámicos y sus funcionarios parecen tan intolerantes con ellos?
El problema no está en nuestros centros islámicos ni con los funcionarios, somos nosotros, los padres. Algunos no tenemos ningún control sobre nuestros hijos –de cualquier edad– cuando los traemos a la mezquita y sus eventos. Les permitimos vociferar, gritar, dañar, destruir o incomodar sin tomar ninguna medida disciplinaria. Desafortunadamente, como algunos hemos sufrido, esto llega al nivel que la gente se crispa por el simple hecho de ver niños en la mezquita.
La hermana que se dirigió a mí probablemente quiso impedir un problema antes que empiece. Para poder tener una mezquita eficiente y abierta a los niños, debemos empezar por los padres. Debemos enseñarles a nuestros hijos a respetar la mezquita y su gente. Mi hija, ahora de 4 años, y mi hijo de dos y medio, saben muy bien que deben hablar en voz baja estando en la mezquita. ¿Significa esto que ellos nunca provocan barullo? De ninguna manera. ¿Dan la vuelta en vez de cruzarse por delante de la gente que realiza el Salah? La mayoría de las veces.
Ellos son muy pequeños aún. Pero son prueba de que niños tan pequeños como ellos están en condiciones de aprender a respetar a la mezquita.
 
Aquí tenemos algunas sugerencias para cuando se piensa asistir en familia a la mezquita:
·         Explíquele bien al niño qué tipo de conducta es inaceptable en la mezquita.
·         Asegúrese de establecer bien las consecuencias que acarrea tal conducta inaceptable y cumpla su palabra si tales comportamientos se dan en la mezquita.
·         Por respeto a los demás, por favor no traiga a sus hijos a la mezquita si están enfermos. Esto haría que se comporten negativamente y, además, pondrá en riesgo la salud de los demás.
·         Prepárese para tener que abandonar el lugar si sus hijos se ponen incontrolables, en especial los bebés. No es necesario que salga de la mezquita, bastará que salga de la habitación o sala.
·         Si hay niñeras disponibles o una guardería, traiga con usted juguetes que no sean ruidosos, cuentos, colores y otras actividades para mantenerlos ocupados.
·         De ser posible, haga que sus hijos participen de la actividad que usted realiza: rezar, recitar el Corán o recitar algunas plegarias juntos.
Para que todo esto sea posible, juzgue usted con atención si sus hijos están preparados o no. Practique llevándolos a la mezquita cuando haya menos gente. Opino que es bueno que los niños asistan al Salat ul Magrib algunos días de la semana. Esto no sólo permitirá que practiquen hablar en voz baja y tener buen comportamiento en la mezquita, sino que les ayudará a memorizar Surat ul Fatihah, pues esta Surah es recitada en voz alta durante Al Magrib.
Los niños son el futuro de nuestra Ummah. Los niños también son sólo niños. Si los maltratamos en la mezquita cuando son pequeños, no sabemos si volverán a ella cuando sean mayores.

Siempre recuerden el Hadiz: “Quien no tiene misericordia, no se tendrá misericordia para con él”. [Muslim]

Related Articles