Para que tu Hayy sea Mabrur

Para que tu Hayy sea Mabrur
2274 557

Al-lah, Altísimo sea, Dispuso una gran recompensa para aquel que logre que su Hayy sea Mabrur (aceptado), en el hadiz encontramos: “…y el Paraíso será la recompensa del Hayy Al Mabrur”. El Hayy Al Mabrur es el Hayy en el cual el creyente se supera en obras de bien, teniendo en cuenta lo que implica el término “obras de bien”:

1.      Toda acción que beneficie a los demás, en el Hadiz encontramos: “La bondad es el buen comportamiento y conducta”; y Yabir, que Al-lah Esté complacido con él, nos transmitió: “Preguntaron:‘¿Cuál es la bondad en el Hayy, oh Mensajero de Al-lah?’ Respondió: ‘Alimentar al necesitado y saludar a todo el mundo’
2.      El incremento en los actos de adoración. Al Qurtubi, que Al-lah le Dé Su perdón, explicando la aleya en la cual Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {¿Acaso ordenáis la piedad a los hombres y os olvidáis de practicarla vosotros mismos.} [Corán 2:44], dijo: “Todo lo que se ha dicho sobre su significado es muy parecido, es decir: es el Hayy que se ha realizado con todos sus pilares y obligaciones de manera completa por parte del peregrino”.
Lo anterior solo significa que no todo aquel que peregrina hace que su Hayy sea Mabrur, y esa fue la respuesta de Ibn ‘Umar, que Al-lah Esté complacido con él, al comentario de Muyahid, cuando este dijo: “¡Cuántos peregrinos hay!” Ibn ‘Umar señaló: “En realidad son pocos, pues lo que veo es a muchos viajeros”. Por esta razón, en las siguientes líneas trataremos de resumir algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta para que la persona que vaya a realizar el Hayy logre alcanzar esta destacada posición:
1.      La intención: Las acciones que realiza la persona necesitan de una intención para que sean aceptadas, si reúnen las siguientes condiciones:
a.       Que sean realizadas con sinceridad única y exclusivamente para y por Al-lah, Dice Al-lah en elHadiz Qudsi: “Yo no Necesito que se me asocie con nada ni nadie; si alguien realiza una acción en la que Me asocia con otro, no se la Acepto”.
b.      Que la acción que se realice sea acorde a lo que Estableció Al-lah en el Corán y su Mensajero, Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam. El Enviado de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Quien realice una acción que difiera con lo que yo he establecido, esta le será rechazada”. Durante el Hayy él, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Vean cómo realizo el Hayy, pues no puedo asegurar que haré otra peregrinación después de esta”. Por ello, vemos cómo ‘Umar ibn Al Jattab, que Al-lah Esté complacido con él, comprendió perfectamente este hecho cuando estaba cumpliendo con los ritos del Hayy; frente a la piedra negra dijo: “Sé que no eres más que una piedra que no me puede beneficiar ni perjudicar; si no fuera porque vi al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, besándote y señalándote, yo no lo hubiera hecho”, y lo hizo tal como vio a su maestro hacerlo.
2.      La preparación para la peregrinación: Este es uno de los actos más importantes que deber tener en cuenta la persona, pues le asegura que cumpla con los ritos del Hayy tal como fueron establecidos y le permite que sea Mabrur. Durante la preparación para el Hayy es aconsejable que el peregrino tenga en cuenta los siguientes aspectos:
a.       Que arregle las cuentas pendientes que tiene con su Señor, arrepintiéndose sinceramente y cumpliendo con todas las condiciones del arrepentimiento.
b.      Que se encomiende a Al-lah con esperanza y temor, y que le suplique su anuencia para que pueda realizar su Hayy de manera que le asegure que sea Mabrur. Es fundamental que el creyente tenga en mente que este viaje y el cumplimento de este pilar no depende de los medios materiales de los que dispone, sino que necesita del beneplácito de Al-lah.
c.       Que la persona devuelva todas las pertenencias o bienes que le han sido confiados para guardarlos o cuidarlos. Si tiene deudas debe cancelarlas o pedir autorización de sus acreedores para hacer el Hayy.
d.      Que escriba su Wasia (testamento), ya que al salir de viaje una persona, no sabe si volverá a su casa sano y salvo. (Debemos mencionar que la repartición de bienes del difunto se hace según las disposiciones de la Shari’ah y no por capricho de la persona; por ello, en la Wasia no le está permitido despojar a uno de sus herederos del derecho que tiene de recibir la herencia.)
e.       Que deje el dinero suficiente para los gastos de las personas que están bajo su responsabilidad durante el tiempo que estará ausente. Además, deberá dejar una persona responsable para que cuide de su familia y de esta forma pueda estar tranquilo mientras realiza el Hayy.
f.       Que el dinero que utilice para pagar los costos del Hayy sea de procedencia lícita, pues lo contrario es causa de que sus acciones sean rechazadas y que sus súplicas y plegarias no sean escuchadas; además, el conseguir dinero por medios ilícitos es Haram (pecado), así que su vida terrenal y en el más allá no prosperará.
g.      Que busque la compañía de persona virtuosas y piadosas que le ayuden cuando desfallezca, que le recuerden cuando olvide, que le enseñen lo que ignora, que le recomienden del bien y le prohíban el mal. En el Hayy es de vital importancia que la persona evite las malas compañías o aquellas que acostumbran desperdiciar y perder el tiempo en banalidades.
h.      Que estudie y aprenda todo lo relacionado con el Hayy y con el viaje. Gracias a Al-lah hoy en día los medios para que la gente aprenda más sobre su religión son muchos y puede llevarlos consigo a todos lados.
Estos han sido algunos de los aspectos que vemos más importantes para que el peregrino logre que su Hayy sea Mabrur, y regrese después de este maravilloso viaje a su hogar como el día en que nació.

Related Articles