La brujería, sus efectos y consecuencias (Parte 2)

La brujería, sus efectos y consecuencias (Parte 2)
5348 1058

El veredicto de la Ley Islámica sobre la brujeria

El Mensajero de Al-lah,  Sallallahu Ďalayhi  wa sallam , contó la brujería y la hechicería entre los siete pecados más graves, dijo: “Evitad los siete pecados mortales”. Dijeron: “¡Mensajero de Al-lah! ¿Cuáles son?” Dijo: “Asociar iguales a Al-lah (Shirk o la idolaría), la brujería, quitar sin causa justa una vida que Al-lah prohibió, alimentarse de la usura y el interés, alimentarse de la propiedad del huérfano, huir del campo de combate durante un enfrentamiento y calumniar a las creyentes castas e inocentes”. [Bujari]
 
Los musulmanes que van en búsqueda de los adivinos, brujos y hechiceros, son personas cuya fe en Al-lah es muy débil y su confianza en Él igual, por lo que han preferido perderlo todo y alejarse del perdón de Al-lah y Su misericordia, además, se exponen a caer dentro de lo que el Profeta Muhammad,  Sallallahu Ďalayhi  wa sallam , mencionó cuando nos dijo: “Quien vaya donde un adivino y le consulte algún asunto, su oración no le será aceptada por 40 días; pero si cree que lo que le dice es verdad, entonces ha dejado de creer en lo que le fue revelado a Muhammad” [Muslim]; y en otro Hadiz nos dice: “No entrará en el Paraíso un alcohólico ni quien crea en la brujería ni quien rompa relaciones con sus familiares”.
 
La brujería –hacerla o pedir que se haga contra alguien– es una acción que reúne tres perjuicios a la vez: la incredulidad en Al-lah, el daño a la gente y la corrupción en la tierra. Los brujos se dedican a corromper y hacer daño por dinero pagado por gente sin escrúpulos, que no tienen el mínimo sentir a la hora de desear un mal para su prójimo, por su envidia y odio hacia los demás. No les importa perjudicar a quien va a sufrir los efectos del conjuro y de su maldad, así signifique la ruina de una persona o la destrucción y división de un hogar. ¿Esta gente que busca a los brujos para que les hagan daño a los demás no tienen temor de Al-lah, de Su ira y castigo? ¿Es que no tienen miedo que el daño que le hacen a la demás gente se devuelva en contra de ellos? ¿Es que acaso no son conscientes de que Al-lah y Su Profeta,  Sallallahu Ďalayhi  wa sallam , han condenado severamente a toda persona que quiera hacerle daño a un creyente, y lo han prohibido cortantemente?
 
Vivimos en una época en que todo está al revés, quieren hacer ver la creencia en Al-lah como mala al igual que a los creyentes, mientras que la brujería y los brujos se destacan y se esparcen por todas partes, apoyados por los medios de comunicación de forma directa e indirecta. La forma directa es bien clara; pero en cuanto a la indirecta, en muchos canales de televisión, periódicos y revistas la disfrazan con la máscara que llaman como ciencia, saber o medicina popular, recomendando pócimas para la salud, para incrementar el amor entre esposos, para cancelar deudas y para solucionar todos los problemas que la gente tenga. Esto, por supuesto, no es verdad, pues la gente que recomienda estos brebajes no son más que los brujos que amenazan a todo el mundo con su mal… Por tal motivo, no debe haber la más mínima duda de que esta gente es peor que el mismo cáncer, por lo que hay que erradicar de raíz el mal que estos incrédulos están sembrando en nuestro mundo.
 
Una de las formas más comunes que utilizan estos facinerosos para esconder sus malas intenciones ante el público, es la astrología. Alegan que por medio de este “saber” pueden conocer el futuro o recomendar qué debe hacer la persona que los consulta; dijo el Profeta Muhammad,  Sallallahu Ďalayhi  wa sallam : “Quien aprenden la astrología, está aprendiendo una de las formas de la brujería, por más que la llame de otra manera”. Su influencia sobre las personas de todas las clases y condiciones sociales es muy grande, tanto así que muchos no toman una decisión, grande o pequeña, sin consultar con un astrólogo o por lo menos leer lo que dice el horóscopo sobre su día. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Y creían [los judíos] lo que inventaron los demonios acerca del reinado de Salomón [diciendo que había llegado al mismo por medio de la brujería]. Sabed que Salomón no cayó en la incredulidad [la brujería] y que eran los demonios quienes enseñaban a los hombres la brujería y la magia que transmitieron los Ángeles Harut y Marut en Babel. Pero éstos no le enseñaban a nadie sin antes advertirle que se trataba de una tentación, y que quien la aprendiera caería en la incredulidad. Aprendían de ellos cómo separar al hombre de su esposa, pero en verdad no podían engañar a nadie si Al-lah no lo Permitía. Aprendían lo que los perjudicaba y no los beneficiaba, y sabían que quien accedía a la magia y la brujería no tendría éxito en la otra vida. ¡Qué mal hicieron en vender sus almas!} [Corán 2:102]
 
Una de las razones por las cuales este mal se ha extendido tanto es la debilidad en la fe y en la confianza que se le debe tener a Al-lah, el Todopoderoso, por la incursión en el pecado y la desobediencia a las órdenes de Al-lah, y porque se ha abandonado la lectura del Corán y de las enseñanzas del Profeta Muhammad,  Sallallahu Ďalayhi  wa sallam . Por lo que se hace necesario que nos protejamos a nosotros mismos y a nuestras familias, fortaleciendo su fe y enseñándoles lo que la Shari’ah ha establecido para que la brujería no llegue a nuestros hogares.

Related Articles