Buscar la indulgencia divina: Una tradición del Profeta y las primeras generaciones de sus seguidores

Buscar la indulgencia divina: Una tradición del Profeta y las primeras generaciones de sus seguidores
395 155

Los profetas, la paz de Al-lah sea con ellos, y la gente virtuosa y piadosa fueron los primeros entre todos en cumplir con el llamado de Al-lah Todopoderoso.
Nuestro padre Adán (Adam) y nuestra madre Eva (Hawa), la paz de Al-lah sea con ambos:
Respondieron al llamado de Al-lah Todopoderoso inmediatamente después de haberle desobedecido cuando Satanás los hizo tropezar y los indujo a pecar; se apresuraron a arrepentirse. Al-lah Todopoderoso dice: {Ellos dijeron [arrepentidos]: “¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos; si no nos perdonas y nos tienes misericordia, seremos de los perdidos”} [Corán 7:23].
Noé (Nuh), la paz de Al-lah sea con él:
Cuando el Profeta Noé sintió pena por su hijo incrédulo, dijo: {¡Oh, Señor mío! Mi hijo era parte de mi familia [y pensé que no sería destruido]. Tu promesa es verdadera, y Tú eres el más justo de los jueces} [Corán 11:45], y Al-lah Todopoderoso le respondió: {¡Oh, Noé! Él no era de [los que se salvarían de] tu familia, pues sus obras no eran rectas; no Me cuestiones respecto aquello sobre lo que no tienes conocimiento. Te advierto para que no te cuentes entre los ignorantes} [Corán 11:46].
Entonces Noé, la paz de Al-lah sea con él, pidió perdón a Al-lah Todopoderoso en arrepentimiento por lo que dijo. Dice el Corán: {Dijo [Noé]: “¡Oh, Señor mío! Me refugio en Ti de cuestionarte algo sobre lo que no tengo conocimiento; si no me perdonas y Te apiadas de mí, me contaré entre los perdedores”} [Corán 11:47]. Además; cuando Al-lah Todopoderoso castigó a los incrédulos del pueblo de Noé con el diluvio y salvó a los creyentes junto con Noé, dijo: {¡Señor mío! Perdóname y perdona a mis padres, a todo aquel que ingrese a mi casa como creyente, y a todos los hombres y mujeres que crean en Ti. Pero a los injustos opresores, acreciéntales su perdición} [Corán 71:28].
Ibrahim (Abraham), la paz de Al-lah sea con él:
El Profeta Ibrahim, quien era allegado a Al-lah Todopoderoso, dijo: {De Él anhelo que perdone mis pecados el Día del Juicio} [Corán 26:82].
Musa (Moisés), la paz de Al-lah sea con él:
El Profeta Musa dijo: {¡Señor mío! He sido injusto conmigo mismo; perdóname} [Corán 28:16]; y también dijo: {¡Oh, Señor mío! Perdona a mi hermano y a mí, y ten misericordia de nosotros. Tú eres el más Misericordioso} [Corán 7:151].
Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él:
Los compañeros del Profeta Muhammad relataron que él solía pedir la indulgencia de Al-lah Todopoderoso por lo menos cien veces en cada reunión, diciendo: “¡Señor! Perdona mis pecados y acepta mi arrepentimiento, pues Tú eres el que acepta el arrepentimiento, el Misericordioso”; y en otra versión dice: “… pues Tú eres el Perdonador, el Misericordioso” (Abu Dawud). También se cita que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¡Por Al-lah! Yo pido perdón a Al-lah y me dirijo a Él arrepentido más de setenta veces por día” (Bujari).
Además, Al-lah Todopoderoso exhortó al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a buscar Su perdón. Dice: {…e implórale el perdón de tus faltas y las de los creyentes y las creyentes} [Corán 47:19].
Yunus (Jonás), la paz de Al-lah sean con él:
El Profeta Jonás invocó a su Señor en la oscuridad del vientre de la ballena: {No hay otra divinidad más que Tú. ¡Glorificado seas! En verdad he sido de los injustos} [Corán 21:87].
Dawud (David), la paz de Al-lah sea con él:
El Profeta Dawud rogó a su Señor como nos relata el Corán: {David comprendió que quise ponerlo a prueba [mediante este juicio], y pidió perdón a su Señor, se prosternó y se arrepintió} [Corán 38:24].
Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él:
Abu Baker, el mejor hombre de nuestra Ummah después del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le pidió: “Mensajero de Al-lah, enséñame una plegaria con la que pueda invocar a Al-lah en todos mis rezos”. El Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Di: Al-lahumma inni dhalamtu nafsi dhulman kaziran wa la iagfirudh dhunúba il-la Ant; faghfirli maghfiratan min ‘indika wa arhamni; innaka anta al Gafúr ur Rahím” (¡Oh, Al-lah! He sido muy injusto con mi ser; y nadie perdona los pecados sino Tú, por favor perdóname y sé misericordioso conmigo, pues Tú eres el Perdonador, el Misericordioso) (Bujari).
Omar, que Al-lah esté complacido con él:
Omar, que Al-lah esté complacido con él, le pidió al Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él: “Mensajero de Al-lah, pide perdón para mí”.
Hay muchas otras personas piadosas y devotas aparte de los mencionados, que solían buscar el perdón de Al-lah Todopoderoso con frecuencia. El arrepentimiento era su consigna, el pedido de indulgencia su refrán, y con frecuencia expresaban a Al-lah arrepentimiento por los pecados cometidos.
 

Related Articles