La actitud del Profeta hacia su familia durante el Hayy

La actitud del Profeta hacia su familia durante el Hayy
278 158

Hay muchos ejemplos que muestran la bondad del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hacia su familia y parientes. Sin embargo, debe enfatizarse que la familia del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, compartió con la gente lo que aprendió de él. Está reportado que Aisha, que Al-lah esté complacido con ella, le dijo al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “He escuchado lo que les dijiste a tus compañeros, así que prohibí la Umrah” (Muslim). Si uno estudia con cuidado los rituales del Hayy, encontrará que la familia del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, transmitió muchas normas sobre este asunto debido a que eran los más cercanos a él. Estas son las facetas más importantes del trato del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hacia ellos:
1. Les enseñó cómo realizar los rituales del Hayy
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hizo todo lo posible para enseñarle a su familia la importancia de los rituales del Hayy, a fin de hacer su adoración correcta y aceptable para Al-lah. Umm Salamah reportó: “Escuché al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, decir: ‘¡Familia de Muhammad, reciten Talbiah con la intención de realizar la Umrah junto con el Hayy’” (Muslim). Él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también le dijo a Aisha, que Al lah esté complacido con ella, cuando estaba menstruando antes de realizar el Tawaf: “Haz todo lo que hace el peregrino, excepto el Tawaf alrededor de Al Bait (la Ka’ba)” (At-Tirmidhi). Él , la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también le dijo a Ugailama Ibn Abdul Mutálib, que Al-lah esté complacido con él: “No arrojes los yamrat (guijarros) hasta el amanecer” (At-Tirmidhi).
2. Los consolaba y los tranquilizaba
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solía consolar a su familia en tiempos de dificultad. Los complacía en todo aquello que no contradijera los mandatos de Al-lah. El ejemplo más importante es cuando él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, vio a Aisha, que Al-lah esté complacido con ella, llorando porque no podía hacer la Umrah debido a su menstruación, él la consoló y le dijo: “No te preocupes, eres una mujer y Al-lah ha decretado que todas las mujeres tengan esto (la menstruación), así que mantente en tu Hayy y pídele a Al-lah que lo acepte”. Ella le dijo: “¡Apóstol de Al lah!, mis amigas regresarán con el Hayy y la Umrah, mientras que yo solo regresaré con el Hayy”. Entonces, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le ordenó a Abdur Rahmán Ibn Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, que la llevara a Taním (un área fuera de la santidad de La Meca). Allí ella recitó la Talbia con la intención de realizar la Umrah (Al Bujari).
3. Protegerlos de los pecados
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se dedicó a purificar a sus familiares de sus pecados y de toda mala obra que pudieran cometer. Él denunció y evitó cualquier acto malo que pudieran haber contemplado, como cuando le impidió a Al Fadl Ibn Abás, que Al-lah esté complacido con él, que mirara a la mujer del pueblo de Jazami, quien llegó a hacerle una pregunta al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él (Muslim).

4. Los animaba a hacer buenas obras
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, solía instar a su familia a realizar buenas obras, pues ellas serían su provisión en el Más Allá. Por ejemplo, un día él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, pasó al lado de algunos de sus primos que sacaban agua del pozo de Zamzam para que la gente bebiera. “¡Sigan sacando agua, Banu Abdul Mutálib! Si no temiera que otras personas compitan con ustedes, me habría puesto a sacar agua con ustedes” (Al Bujari).
5. Ahuyentaba la tentación
Los corazones se pueden descomponer y las mentes pueden ser distraídas por la tentación. Cuando muchos hombres y mujeres se reúnen en el mismo lugar, surge la oportunidad para la tentación y se despiertan las pasiones. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se preocupaba y era muy cuidadoso de que su familia pudiera ser propensa a ese tipo de incitación durante el Hayy. Por ejemplo, sus esposas, que Al-lah esté complacido con ellas, se cubrían sus rostros cuando estaban en Ihram cada vez que había hombres cerca, pero levantaban sus velos cuando los hombres ya habían pasado (Al Bujari).
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, les ordenó a sus esposas que no se mezclaran con hombres durante el Tawaf, aunque hombres y mujeres estuvieran juntos durante su realización, como se entiende del hadiz narrado por Umm Salamah, que Al-lah esté complacido con ella. Ella reportó que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: “Realiza el Tawaf detrás de las personas, sobre tu camello” (Al Bujari). Otra versión dice que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: “Cuando se haya anunciado la oración del amanecer, realiza el Tawaf sobre tu camello, mientras los peregrinos están ofreciendo sus oraciones”, y ella así lo hizo.
6. Era caritativo con ellos
No es exagerado decir que la actitud amable del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hacia su familia, es una forma de caridad. Todos sus actos revelan cuán generoso y magnánimo fue con ellos. Estos son algunos ejemplos:
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, estaba interesado en llevar a toda su familia a realizar los rituales del Hayy con él, persuadiendo a quienes eran reacios a ir con él, como en la historia de Dibáah. “Tengo dolor”, dijo ella cuando el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo que quería que realizara el Hayy. “Haz el Hayy provisionalmente, y di: ¡Señor, terminaré mi Ihram donde me detengas!” (As-Sirah Al Nabawíyah).
7. Les pedía ayuda y les asignaba tareas
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, les pedía ayuda a los miembros de su familia y empleaba a algunos de ellos. Estos son algunos ejemplos:
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le pidió a su esposa Aisha, que Al-lah esté complacido con ella, que hiciera guirnaldas para sus animales (camellos de sacrificio), usando un poco de lana que ella tenía en Medina antes de que él entrara en estado de Ihram (Ibn Mayah).
Ibn Abáas, que Al-lah esté complacido con él, narró otro ejemplo. Él dijo: “Sentado en la parte trasera de su camella en Áqabah, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, me dijo: ‘Recoge siete guijarros para mí’, y así lo hice” (Ibn Mayah).
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le pidió a Ali, que Al-lah esté complacido con él, que sacrificara el resto de sus animales por él, y le ordenó regalar la carne, pieles y coberturas a los pobres como limosna (Al Bujari).
 

Related Articles

Virtudes del Hayy