Un vistazo a la vida de Omar Ibn Al Jattab (parte 1 de 2)

Un vistazo a la vida de Omar Ibn Al Jattab (parte 1 de 2)
  • Fecha de publicación:13/09/2020
  • Sección:Personajes
  • Valorar:
126 0

 Cuando esta religión fue revelada y el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, la enseñó y educó a la gente de acuerdo con sus instrucciones, ella dio luz a hombres y mujeres brillantes que iluminaron la historia, y que han sido estimados por musulmanes y no musulmanes por igual.

Esta religión produjo personas que defendieron sus estándares elevados y aplicaron sus edictos por todo el mundo. Como tal, ellas se convirtieron en faros que guiaron a todos los que siguieron su ejemplo.

¿Por qué leemos sobre las vidas de los compañeros y los predecesores?

Es muy importante familiarizarnos con la biografía de estos grandes personajes y relatar sus incidentes con los siguientes objetivos:

1. Aprender cuán magnífica es esta religión que produjo semejantes individuos.
2. Tomar a nuestros predecesores y líderes como modelos a seguir, puesto que son faros que nos guían a través de la oscuridad absoluta. También debemos aprender que sus ejemplos son reproducibles, aunque sea en menor medida, siempre que exista el ambiente y la educación islámica apropiada para refinar el comportamiento de la gente, para arraigar la creencia correcta en las personas e inculcar en sus caracteres la ética del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

Omar como personaje

Omar Ibn Al-Jattab, que Al-lah esté complacido con él, fue sin duda alguna uno de los personajes excepcionalmente ideales que han sido testigos de la historia islámica, con la cual mucha gente es negligente. Recordar la vida de tales personajes nos hace pensar en todas las personas inconscientes que están obnubiladas por las historias de personajes famosos de Oriente y Occidente, aunque un análisis más detallado de muchos de tales personajes revela el oportunismo, el vicio, el consumo de intoxicantes, el adulterio y la fornicación, la justicia y la tiranía que definen sus vidas profundamente. Sin embargo, las personalidades y el comportamiento de los personajes prominentes pioneros en la historia islámica son, literalmente, inigualables.

Antes de hacerse musulmán, Omar, que Al-lah esté complacido con él, adoraba ídolos, enterraba a las bebés vivas, trataba a la gente con injusticia y cometía otros actos horrendos, en particular contra los musulmanes. Said Ibn Zaid, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Juro por Al-lah que pasé por momentos en los que Omar nos encadenó a mí y a su propia hermana (que era la esposa de Said) para obligarnos a abandonar el Islam, pero luego él mismo se hizo musulmán”.

Por la voluntad de Al-lah, Omar, que Al-lah esté complacido con él, se transformó de ser un incrédulo llevando una vida de ignorancia preislámica, a ser un musulmán guiado, y así su carácter se disparó hacia la excelencia. Algunos de los dichos del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que se refieren a la vida de este hombre, serán mencionados después, lo que resaltará algunos aspectos magníficos de su carácter.

La historia de cómo abrazó el Islam

Los musulmanes no creían que Omar, que Al-lah esté complacido con él, pudiera convertirse en musulmán. Umm Abdul-lah Bint Abu Huzmah, que Al-lah esté complacido con ella, dijo: “Mientras nos preparábamos para emigrar a Habashah (Etiopía), venía Omar para infligirnos un gran daño a los musulmanes. Cuando nos vio preparándonos para irnos, llegó y me dijo: ‘¡Umm Abdul-lah! ¿Te estás preparando para partir?’. Le contesté: ‘¡Sí! ¡Lo juro por Al-lah! Nos vamos y viajaremos por la tierra de Al-lah, ya que nos has sometido a muchas torturas’. Él me dijo: ‘Que Al-lah te acompañe’. Noté que su posición se había suavizado en esta conversación, y percibí que estaba triste por lo que teníamos que soportar. Le dije a mi esposo: ‘¿Has visto a Omar, lo triste que se veía y lo suave de su tono?’. Mi esposo me contestó: ‘¿Esperas que se haga musulmán?’. Le dije: ‘Sí’. Me dijo: ‘Si el burro de ese hombre se hiciera musulmán, quizás él abrazaría el Islam’. Dijo esto porque había perdido toda esperanza de que Omar, que Al-lah esté complacido con él, se hiciera musulmán, debido a su postura dura y agresiva contra los musulmanes”.

Sin embargo, cuando Al-lah quiere la guía para alguien, le facilita los medios para que la encuentre, aún si esa persona tiene el corazón más duro de la Tierra y es el más alejado de Al-lah. Esta es una lección para todos aquellos que invitan a los demás al Islam, de jamás darse por vencidos con los otros, sin importar lo duros que puedan ser. Cuando Al-lah quiere el bien para alguien, le facilita los medios para que se guíe.

El hecho de que Omar, que Al-lah esté complacido con él, abrazara el Islam, representó una gran victoria para los musulmanes.

Su conversión al Islam no fue secreta

Abdul-lah Ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, narró la historia de la islamización de su padre, diciendo: “Cuando él, que Al-lah esté complacido con él, abrazó el Islam, preguntó: ‘¿Cuál es la persona de la tribu de Quraish que transmite más rápido las noticias y divulga más rumores?’. Le informaron que era un hombre llamado Yamil Ibn Mamar Al Yumahi. Omar, que Al-lah esté complacido con él, fue a buscarlo y yo lo seguí. Cuando lo vio, le preguntó: ‘¡Yamil! ¿Sabías que he abrazado el Islam y me he unido a la religión de Muhammad?’. Yamil ni siquiera se molestó en pedirle que repitiera o confirmara lo que acababa de decir, sino que se levantó y salió de inmediato; mi padre lo siguió conmigo detrás. Tan pronto Yamil llegó al área del Haram (es decir, la Ka’bah) gritó con todas sus fuerzas: ‘¡Oh, Quraish! Sepan que Omar se ha convertido en sabi (un término despectivo utilizado por los quraishíes para describir a quien se había hecho musulmán)’. Omar, que Al-lah esté complacido con él, gritó desde detrás de él: ‘¡Mientes! Me he convertido en musulmán y he atestiguado que nadie tiene derecho a ser adorado sino solo Al-lah, y que Muhammad es Su siervo y Mensajero…’.

Lo proclamó abiertamente debido al poder que tenía en su corazón. Esto define su personalidad valiente. Regresando al relato: “… Los quraishíes se acercaron a mi padre tratando de advertirle, así que comenzó a luchar contra todos ellos hasta mediodía. A esa hora estaba exhausto, así que se sentó y les dijo: ‘Hagan lo que quieran’. Ellos continuaron golpeándolo, hasta que un anciano de su tribu llamado Aas Ibn Wail llegó y los detuvo”.

Fue solo después de que Omar, que Al-lah esté complacido con él, se hizo musulmán, que los musulmanes pudieron circunvalar abiertamente la Ka’bah. De hecho, Al-lah les otorgó poder a los musulmanes a través de su llegada al Islam.

 

Related Articles