Asma Bint Abu Baker (Parte 1)

Asma Bint Abu Baker (Parte 1)
  • Fecha de publicación:01/12/2010
  • Sección:Las Sahabas
  • Valorar:
4412 1203

Asma Bint Abu Baker perteneció a una distinguida familia musulmana. Su padre, Abu Baker, fue un amigo cercano del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y el primer Califa luego de su muerte. Su media hermana, ‘A’ishah, fue una esposa del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y una de las Madres de los creyentes. Su esposo, Zubair Ibn Al Awam, era uno de los asistentes personales especiales de Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Su hijo, Abdullah Ibn Az-Zubair, se hizo conocido por su incorruptibilidad y su ferviente devoción a la verdad.

La misma Asma fue una de las primeras personas en aceptar el Islam. Solo cerca de 17 personas, incluyendo hombres y mujeres, se hicieron musulmanes antes que ella. Posteriormente recibiría el sobre nombre de Dhat An-Nitawain (la de los dos cinturones) debido a un incidente relacionado con la partida del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, de Meca en la histórica emigración hacia Medina.
Asma fue una de las pocas personas que conocían el plan del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, de viajar a Medina. Tuvo que mantenerse un secreto extremo debido a los planes de Quraish de asesinar al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. En la noche de su partida, Asma fue la única que preparó una bolsa conteniendo comida y un recipiente de agua para su viaje, y al no encontrar nada con qué amarrar los paquetes decidió usar su cinturón o nitaq y Abu Baker sugirió que lo dividiera en dos. Ella lo hizo y el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, elogió su acción. Desde entonces ella se hizo conocida como “la de los dos cinturones”.
Cuando tuvo lugar la última emigración de Meca a Medina poco tiempo después de la partida del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, Asma se embarazó. Ella no dejó que su embarazo ni lo largo y arduo del viaje la detuvieran. Tan pronto como alcanzó Quba en las afueras de Medina, dio a luz a su hijo, Abdullah. Los musulmanes gritaron “Al-lahu Akbar” (Al-lah es Supremo) y “La ilaha il-la Al-lah” (no hay más dios salvo Al-lah), con felicidad y agradecimiento porque era el primer niño que nacía entre los muhayirun (emigrantes) en Medina.
Asma se hizo conocida por su agudeza y nobles cualidades y por su inteligencia. Ella era una persona extremadamente generosa. Su hijo, Abdullah, dijo una vez acerca de ella: “No he visto dos mujeres más generosas que mi tía ‘A’ishah y mi madre Asma. Pero su generosidad era expresada en diferentes maneras. Mi tía acumulaba una cosa después de la otra hasta que reunía lo que sentía que era suficiente y entonces lo distribuía entre los necesitados. Mi madre, por otro lado, no guardaba nada ni siquiera para el día siguiente”.
La agudeza de Asma en circunstancias difíciles era notable. Cuando su padre dejó Meca, llevó toda su fortuna con él, que ascendía a unos 6.000 dirhams, y no dejó nada para su familia. Cuando el padre de Abu Baker, Abu Quhafah (quien aún era un mushrik) escuchó de su partida, fue a su casa y le dijo a Asma: “Entiendo que él te ha dejado sin dinero luego de abandonarte”. Asma respondió: “No abuelo, de hecho él nos ha dejado mucho dinero”. Ella tomó unos cuantos guijarros y los puso en una pequeña hendidura en la pared, donde solían poner el dinero, puso una tela sobre ellos y tomó la mano de su abuelo –él era ciego– y le dijo: “¿Ves cuánto dinero nos ha dejado?”
Con esta estratagema, Asma quiso aliviar los temores de su abuelo y evitar que les diera algo de su propia riqueza. Esto era porque a ella no le gustaba recibir ninguna ayuda de un mushrikin aunque sea su propio abuelo.
Tuvo la misma actitud con su madre y no se inclinó a comprometer su honor y su fe. Su madre, Qutailah, cierta vez la fue a visitar a Medina. Ella no era musulmana y se había divorciado de su padre en la era pre-islámica. Su madre le llevó de regalo pasas, mantequilla y cerezas. En principio Asma se negó a admitirla en su casa o aceptar sus regalos y envió a alguien con ‘A’ishah para que le preguntara al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, sobre su actitud hacia su madre y él respondió que ciertamente ella debía admitirla en su casa y aceptar sus regalos. En esta ocasión, la siguiente revelación vino al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam (que se interpreta en español): {Al-lah no os Prohíbe ser benevolentes y equitativos con quienes no os han combatido por causa de la religión ni os han expulsado de vuestros hogares, pues ciertamente Al-lah Ama a los justos. Al-lah solo os Prohíbe que toméis como aliados a quienes os han combatido por causa de la religión y os han expulsado de vuestros hogares o han contribuido a vuestra expulsión. Y sabed que quienes les tomen como aliados serán inicuos.} [Corán 60:8-9]
Para Asma y de hecho para muchos otros musulmanes, la vida en Medina fue algo difícil en el principio. Su esposo era muy pobre y su única posesión importante era un caballo que había comprado. La misma Asma describió estos primeros tiempos: “Yo solía dar el forraje al caballo, le daba agua y lo preparaba. Molía el grano y hacía masa pero no podía hornearla bien. Las mujeres de los Ansar solían hornearla para mí. Ellas eran realmente buenas. Yo solía cargar el grano en mi cabeza desde el terreno que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, le había asignado a Zubair para cultivar. El terreno se encontraba a unos 8 km del centro del pueblo. Un día yo estaba en el camino cargando el grano sobre mi cabeza cuando encontré al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y a un grupo de Sahabas. Él me llamó y detuvo su camello para que yo montara atrás de él. Me sentí avergonzada de viajar con el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y también recordé los celos de Zubair, él era el más celoso de los hombres. El Profeta se dio cuenta que yo estaba avergonzada y siguió adelante”.
Más tarde, Asma le contó a Zubair exactamente lo que había ocurrido y él dijo: “Por Al-lah, el que tú tengas que cargar el grano es mucho más angustiante para mí que montaras con él (Profeta)”.
Obviamente Asma era una persona con una gran sensibilidad y devoción. Ella y su esposo trabajaron muy duro hasta que su situación de pobreza gradualmente cambió. Sin embargo, a veces Az-Zubair la trataba duramente. En cierta ocasión ella fue donde su padre a quejarse por esto. Su respuesta fue: “Hija mía, ten paciencia, porque si una mujer tiene un esposo virtuoso y él muere y ella no se vuelve a casar, ellos estarán juntos nuevamente en el Paraíso”.

Az-Zubair eventualmente se convirtió en uno de los hombres más ricos entre los Sahabas, pero Asma no permitió que esto corrompiera sus principios. Su hijo, Al Mundhir, una vez le envió un vestido elegante de Iraq, hecho de un fino y costoso material. Asma para ese entonces era ciega. Ella sintió el material y dijo: “Es horrible, devuélvanselo”. Al Mundhir se sorprendió y dijo: “Madre, no es transparente”. Ella respondió: “Tal vez no es transparente, pero es muy ajustado y muestra los contornos de mi cuerpo”. Al Mundhir compró otro vestido al cual ella aprobó y aceptó.

Asma Bint Abu Baker (Parte 2)

Related Articles

Artículo más visitado

Las Sahabas

Mujeres destacadas en la historia del Islam

Los portales del conocimiento están abiertos para la mujer musulmana, y pueden entrar por cualquiera de los que escojan, mientras no vaya en contra de su naturaleza femenina, sino que desarrolle...más