El Islam y el crimen

El Islam y el crimen
5195 1714

El crimen en sus diferentes formas (crimen organizado, crimen callejero, crimen de estado, crimen social), es considerado como la principal amenaza a la paz y la seguridad de nuestro mundo. Una discusión detallada de la magnitud del problema del crimen como una catástrofe universal, está más allá del alcance de este estudio. Por lo tanto, presentaremos el punto de vista islámico sobre este tema.

 
Presentamos a continuación un resumen de las estadísticas sobre la propagación del crimen en los Estados Unidos, basado en las referencias gubernamentales de este país:
 
-          Un crimen por ofensa cada 3 segundos.
-          Un crimen violento cada 27 segundos.
-          Un asesinato cada 24 minutos.
-          Una violación cada 7 minutos.
-          Un asalto cada 68 segundos.
-          Un crimen contra la propiedad cada 3 segundos.
-          Un allanamiento o robo a domicilio cada 10 segundos.
-          Un robo cada 5 segundos.
-          Un robo de vehículo cada 29 segundos.
 
Fuente: Federal Bureau of Investigation, Uniform Crime Reports.
 
El Uniform Crime Report (UCR), promulgado por el Federal Bureau of Investigation (FBI) de los Estados Unidos, revela que el número de crímenes reportados en ese país aumentó en un 4.6 por ciento en un año, de 1984 a 1985. El total de arrestos en 1985 fue de 11.9 millones, un incremento del 3 por ciento más que en 1984.
 
 
 
Las cifras de la UCR, son ampliamente consideradas por los criminalistas como bajas. Un índice más confiable es posiblemente el de Bureau of Justice Statistics' National Crime Survey (NCS) de los Estados Unidos, un reporte anual sobre las víctimas de crimen intrafamiliar basado en encuestas. Este es un estudio de crímenes encubiertos que no son reportados a la policía. La encuesta de 1985 demostró que el 25 por ciento de la población estado unidense (una de cada cuatro familias en los Estados Unidos) había experimentado crímenes en contra de sus miembros individuales o en contra de la misma familia durante ese año.
 
Como lo demuestran estas estadísticas, el crimen, en todas sus diferentes formas, se ha convertido en la principal amenaza para la sociedad y la seguridad individual. Sin embargo, muchos de los métodos empleados para luchar en contra del crimen han tenido un efecto contraproducente y no han llegado a vencer tal desafío.
 
El error de los métodos occidentales para combatir el crimen – como se evidencia por el continuo incremento de los índices de crimen – nos lleva a sugerir una solución, la cual trata la actividad criminal, no por partes, sino en el esquema total de la vida.
 
La solución islámica:
 
El concepto islámico de seguridad es muy comprensible, más comprensible que cualquier otro sistema existente. Este ve a la humanidad en relación con el universo y los factores que lo influyen. Incluye las áreas físicas, psicológicas y espirituales, como partes integrales de un sistema de seguridad social global. Las enseñanzas islámicas no proveen simplemente soluciones para casos excepcionales de conducta criminal, sino que se centra enfáticamente en medidas que frenen su existencia. En otras palabras, el Islam, implementa todas las medidas posibles para apartar la tentación. Mientras que las sociedades modernas hacen alarde de la tentación – licor, pornografía, violencia, etc.- en frente de la gente, una verdadera sociedad islámica remueve las fuentes de aquellas tentaciones, y cuando emerge la necesidad de corrección, el castigo es serio y efectivo.
 
El crimen ha prosperado en las sociedades modernas porque un método completamente contradictorio es utilizado para controlarlo. Todas las formas de tentación prevalecen y son fácilmente accesibles, y cuando llega la hora de corregir o castigar por un crimen, es hecho indulgentemente y sin seriedad. La sentencia es a menudo basada en la protección de los derechos de los criminales por sobre los de la víctima.
 
Mediante las varias formas de adoración, como las cinco oraciones diarias, el ayuno y el pago de Az-Zakah (dinero destinado a los pobres), las enseñanzas islámicas tienen como objetivo implantar sentimientos de paz interna y seguridad, responsabilidad hacia los demás y respeto mutuo. En un documental del Christian Science Monitor acerca del Islam en Norte América, una larga porción fue dedicada a describir las vidas de los internos de la prisión de máxima seguridad antes y después de convertirse en musulmanes. Antes de convertirse al Islam, muchos eran asesinos en serie, contrabandistas de drogas, adictos y criminales profesionales. Cuando abrazaron el Islam mientras estaban en prisión, volvieron a ser ciudadanos dignos, seguros y contribuyentes. Los índices estadísticos occidentales demuestran que en la mayoría de las prisiones de máxima seguridad, los criminales se involucran en actos criminales y terminan nuevamente en prisión. Tales estadísticas se invierten cuando esos prisioneros se hacen musulmanes. El éxito del Islam en proveer la mejor solución a los crímenes en la sociedad americana, donde todos los tipos de programas de corrección han fallado, es una evidencia contemporánea muy fuerte para la universalidad del Islam y la apremiante necesidad de adoptar estas enseñanzas.
 
Nota: Muchos de los datos estadísticos recolectados provienen de las sociedades occidentales, debido a la disponibilidad de documentación sobre la materia. Estamos concientes de que el crimen está presente en todas las sociedades, tanto occidentales como orientales. El punto principal de nuestro tema es que el adoptar la solución islámica es más fructífero que las soluciones ideadas por el hombre.

Related Articles