Refutando la acusación sobre el entierro de Fátima Bint Asad
Fatwa No: 298936

  • Fecha de publicación:5-9-2023
  • Valorar:

Pregunta

As-salamu aleikum. La gente dice cosas sobre el Profeta la paz y bendiciones de Al-lah sean con él. Citan el siguiente hadiz: “Yo (Muhammad) le puse mi camisa para que pudiera usar la vestimenta del cielo, y dormí con ella en su ataúd (tumba) para que disminuyera la presión de la tumba. Ella fue la mejor de las criaturas de Al-lah para mí después de Abu Talib”. El Profeta se refería a Fátima, la madre de ‘Ali. Dicen que el Profeta durmió (y nos refugiamos en Al-lah de tales palabras) con Fátima mientras ella estaba muerta. ¿Cómo respondemos a esto? ¿Puede explicar si este hadiz es débil?, y si lo es, por favor explique por qué. Además, ¿puede explicar el hadiz?

Respuesta

Las alabanzas sean para Al-lah, Señor y Creador del universo, y que Su paz y Sus bendiciones sean con el Profeta Muhammad, con todos sus familiares y todos sus discípulos.
Te aconsejamos que te alejes de los argumentos engañosos (shubuhat) y de preocuparte por ellos; ciertamente los corazones son vulnerables. Los rectos predecesores, a pesar de su vasto y profundo conocimiento, evitaron con ahínco exponerse a los shubuhat El imam Adh-Dhahabi dijo: “La mayoría de los predecesores rectos han advertido sobre la exposición (indebida) a los shubuhat; sostenían que los corazones son débiles y que los shubuhat tienden a ser de naturaleza tentadora...”.
Por lo tanto, es aconsejable que evites exponerte a las falsedades para que no se arraiguen en tu corazón y en tu mente hasta el punto de que puedas encontrar que algunos de ellos son agradables. Es más prudente y seguro que sigas el ejemplo de los predecesores virtuosos al abordar los shubuhat evitándolos y no prestándoles atención, basándote en el conocimiento de que son generalmente incorrectos y falsos.
Qué mejor consejo que el otorgado por el Shaijul-Islam Ibn Taimiah a su alumno Ibn Al Qaiem citado por este en su libro Miftah Dar As-Saʻadah (La llave de la Morada Feliz): “El Shaijul-Islam me dijo después de mencionarle una duda tras otra: ‘No permitas que tu corazón sea como una esponja para todas las dudas que pasan por él de tal manera que las absorba y se desborde con ellas. Más bien, que sea como un cristal sólido, así las dudas que pasan por encima de él no se instalarán en él. Así las verá con su claridad y las rechazará con su solidez. De lo contrario, si dejas que tu corazón absorba todas las dudas que se acercan a ti se convertirá en un lugar de asentamiento de todos los shubuhat y dudas...”.
¡¿Cómo podría un musulmán dudar de que un concepto tan erróneo sea falso?! ¿Cómo puede creer que el Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, siendo el más puro de la humanidad, durmió en la tumba con una anciana muerta que lo había cuidado como una madre cariñosa, y en presencia de su propio hijo y de varios de sus compañeros? ¿Puede alguien en su sano juicio creerlo?
La última cuestión problemática que se puede plantear respecto a esta historia es indagar sobre el significado de “se acostó con ella en su tumba”. Esto fue explicado en la otra versión del hadiz indicando que él, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, se acostó en la tumba antes de que ella fuera instalada en ella, como se expondrá en las siguientes líneas.
En general, este relato no está libre de debilidades. Por lo tanto, Adh-Dhahabi lo omitió en su libro At-Taljis, ya que lo calificó como débil. Al Haizami dijo en Mayma' Az-Zawa'id:
Anas Ibn Malik dijo: “Cuando Fátima Bint Asad, la madre de ‘Ali que Al-lah esté complacido con ambos, falleció, el Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, visitó su casa, se sentó junto a ella, y dijo: ‘Mi querida madre, que Al-lah tenga piedad de ti y te mantenga bajo Su Protección. Después de mi madre, me has amado como una madre cariñosa ama a su hijo. Muchas veces pasaste hambre para alimentarme bien; me vestiste y me alimentaste con manjares que te negaste a ti misma, esperando alcanzar el placer y las recompensas de Al-lah y el éxito en la otra vida’. El Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, ordenó que se lavara tres veces (ghusl), una de ellas con agua mezclada con alcanfor que vertió con su propia mano. Después de esto, se quitó sus qamis (camisa larga) y se la puso a ella y la envolvió en un burdah (prenda exterior). Luego pidió a Usamah Ibn Zaid, a Abu Aiub Al Ansari, a Omar Ibn Al Jattab y a un esclavo que cavaran su tumba. Cuando llegaron al lahd (nicho dentro de la tumba), él, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, lo cavó y quitó el polvo él mismo. Luego, se acostó en el lahd y suplicó a Al-lah: ‘¡Oh, Al-lah! Tú eres Aquel en cuyo poder está la muerte y la vida, y para quien no hay fin, perdona a mi madre Fátima. ¡Oh, Al-lah! Haz que su morada en la otra vida sea vasta; Te lo suplico en nombre de tu Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y de todos los Profetas anteriores. Oh, Al-lah, el más misericordioso de los misericordiosos!’. Después de esto, él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: ‘Al-lahu Akbar (Al-lah es el Más Grande)’. Con la ayuda de Al-ʻAbbas y Abu Baker , él la colocó dentro del lahd” (At-Tabarani en Al Kabir y Al Awsat).
La cadena de narración de este informe incluye a Rawh Ibn Salah, que fue declarado fidedigno por Ibn Hibban y Al Hakim, pero fue declarado débil por algunos. Sin embargo, el resto de los narradores se encuentran citados por Al Bujari y/o Muslim.
Ibn ʻAbbas, que Al-lah esté complacido con ambos, dijo: “Cuando Fátima, la madre de ‘Ali, que Al-lah esté complacido con ambos, falleció, el Profeta, la paz y bendiciones de Al-lah sean con él, se quitó la camisa y la amortajó con ella, y se acostó en su tumba. Después de enterrarla, algunas personas preguntaron: ‘¡Oh, Mensajero de Al-lah! Has hecho algo que no habías hecho antes por nadie’. Él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, respondió: ‘La vestí con mi camisa como mortaja para que se vistiera con la vestimenta del Paraíso. Me acosté en su tumba para que el apretón de la tumba fuera más fácil para ella’ (At-Tabarani en Al Awsat). Su cadena de narración incluye a Saʻdan Ibn Al Walid, que me es desconocido; el resto de los narradores son confiables” (Mayma' Az-Zawai'd).
Y Al-lah sabe más. 

Related Fatwa

Buscar Fatwa

Puede buscar una Fatwa según las siguientes opciones:

Today's most read