Adornar la casa con aleyas del Corán
Fatwa No: 95640

Pregunta

¿Está permitido adornar la casa con cuadros en los que están escritas aleyas del Corán?

Respuesta

Las alabanzas a Al-lah, el Señor de todos los mundos. Atestiguo que no hay otro dios sino Al-lah, y que Muhammad,  Sallallahu alayhi  wa sallam , es su siervo y Mensajero.

 

Los eruditos de nuestra poca difieren de opinión sobre esta cuestión, pues algunos han permitido colgar cuadros en los que están escritas aleyas coránicas, y otros lo han prohibido. Esta última opinión es la más correcta, ya que el Corán no fue revelado para que sus versos fueran utilizados como adorno, sino que el Corán fue revelado para que los humanos reflexionaran sobre l, y actuaran según lo que dice, pues Allah, Glorificado Sea, ha dicho lo que significa: {Es un Libro bendito, que te Hemos Hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial.} [Corán, 38: 29].

Si lo que se busca colgando versos del Corán en las paredes es darles un sitio de honor, es necesario recordar que los primeros musulmanes, contemporáneos de la poca de revelación del Corán (es decir, los Salaf Salih de los Compañeros, Tabiun (plural de Tabii), y sus seguidores (de Al-Tabiun) honraban el Libro de Al-lah, Glorificado y Enaltecido sea, más que nosotros, y a pesar de esto, no colgaban cuadros con aleyas. Si  esto fuera algo bueno, ellos lo habrían hecho más y mejor que nosotros.

Si lo que se busca con ello, es ganar la bendición y evitar el mal de ojo, entonces los cuadros que se cuelgan se vuelven amuletos.  Algunos de los Compañeros, como Abdalá ibn Masud, que Al-lah est complacido con l, prohibían los amuletos, aunque sean del Corán.

Además, colgar el Corán sobre las paredes puede fomentar que las personas pierdan respeto hacia el Corán en sus corazones, ya que acostumbrarán a mirarlo, y quizá esto les lleve a sentir indiferencia y frialdad hacia las aleyas colgadas.

Asimismo, las aleyas que se cuelgan quedan expuestas a manipulaciones indebidas por parte de gente que quizás no conozcan su valor.

La pregunta aquí es: ¿puede el Corán beneficiar a quien cuelga mil aleyas pero no medita sobre lo que dicen, ni actúa según ellas?

Consideramos que lo correcto es prohibir este acto innovado y proteger el Libro de Al-lah, Enaltecido y Glorificado sea, de ser utilizado como adorno para las casas y las paredes.

 

 Y Al-lah sabe mejor.   

Related Fatwa